Author Archives: Carlos Suárez

Promesas de Bucarest

El 21 de Diciembre de 1989 Nicolae  Ceausescu daba el que sería el último de sus habituales discursos desde los balcones del “Palacio del pueblo”. Sus promesas de mejorar las condiciones de vida trataban de calmar desesperadamente las ansias de

Promesas de Bucarest

El 21 de Diciembre de 1989 Nicolae  Ceausescu daba el que sería el último de sus habituales discursos desde los balcones del “Palacio del pueblo”. Sus promesas de mejorar las condiciones de vida trataban de calmar desesperadamente las ansias de

La escultura en el olvido

A veces la memoria de la ciudad y de la actividad pasada permanece y se resiste al olvido como un elemento documental imborrable preferentemente en los arrabales, en los lugares extraños, o de mero tránsito. Y mientras esos vestigios de 

La escultura en el olvido

A veces la memoria de la ciudad y de la actividad pasada permanece y se resiste al olvido como un elemento documental imborrable preferentemente en los arrabales, en los lugares extraños, o de mero tránsito. Y mientras esos vestigios de 

Tierras de Koningsbos

El paisaje que le interesa a Carlos Suárez es precisamente aquel  que se extingue, el paisaje agrícola, que pasa desapercibido a la mirada y subsiste en los países europeos gracias a las subvenciones y aranceles, con una producción férreamente controlada

Tierras de Koningsbos

El paisaje que le interesa a Carlos Suárez es precisamente aquel  que se extingue, el paisaje agrícola, que pasa desapercibido a la mirada y subsiste en los países europeos gracias a las subvenciones y aranceles, con una producción férreamente controlada

Sombras de luz

Carlos Suárez ha sembrado el bosque con grandes planchas de parafina que ha modo de lienzos recogen las sombras, delimitan el espacio y conducen la visión. La inestabilidad del material empleado añade la nota de fugacidad e indeterminación. Carlos Suárez

Sombras de luz

Carlos Suárez ha sembrado el bosque con grandes planchas de parafina que ha modo de lienzos recogen las sombras, delimitan el espacio y conducen la visión. La inestabilidad del material empleado añade la nota de fugacidad e indeterminación. Carlos Suárez

Mares de otro mundo

Estructuras horizontales que enlazan directamente con la noción romántica del paisaje. No hay duda de que estas nuevas piezas son deudoras del “Monje junto al mar” obra de Caspar David Friedrich pintada en 1810, una de las obras más características,

Mares de otro mundo

Estructuras horizontales que enlazan directamente con la noción romántica del paisaje. No hay duda de que estas nuevas piezas son deudoras del “Monje junto al mar” obra de Caspar David Friedrich pintada en 1810, una de las obras más características,

El bosque encantado

Algunos de los espacios sobre los que se extiende Avilés estuvieron antaño poblados por bosques encantados, habitados por duendes , trasgus, xanas… pero el crecimiento urbano los fue haciendo desaparecer y solo el nombre de algunos lugares dan testimonio de

El bosque encantado

Algunos de los espacios sobre los que se extiende Avilés estuvieron antaño poblados por bosques encantados, habitados por duendes , trasgus, xanas… pero el crecimiento urbano los fue haciendo desaparecer y solo el nombre de algunos lugares dan testimonio de

Paraisos artificiales

La serie Paraísos artificiales que Carlos Suárez presenta en la galería Vértice es una vuelta de tuerca más en su iconografía del límite de la subjetividad. Las construcción pictórico-objetuales o las micro-instalaciones han quedado sedimentadas como fotografías. Toda esa aparición de

Paraisos artificiales

La serie Paraísos artificiales que Carlos Suárez presenta en la galería Vértice es una vuelta de tuerca más en su iconografía del límite de la subjetividad. Las construcción pictórico-objetuales o las micro-instalaciones han quedado sedimentadas como fotografías. Toda esa aparición de

Escenas de cine mudo

El paisaje ha sido suplantado por un tránsito de imágenes. Las estaciones, los aeropuertos, las mismas pantallas, sean de imágenes catódicas o de bits, son incapaces de acoger al hombre salvo esos instantes en que nos convertimos en viajeros. Carecen

Escenas de cine mudo

El paisaje ha sido suplantado por un tránsito de imágenes. Las estaciones, los aeropuertos, las mismas pantallas, sean de imágenes catódicas o de bits, son incapaces de acoger al hombre salvo esos instantes en que nos convertimos en viajeros. Carecen

A la sombra

A la sombra, donde los perosnajes se presentan en el espacio desprovistos de cualquier adorno protector. Manchas negras de óleo sirven para situar en el mundo terrenal a los pequeños personajes que antes solos -próximos al ideal romámtico del monje

A la sombra

A la sombra, donde los perosnajes se presentan en el espacio desprovistos de cualquier adorno protector. Manchas negras de óleo sirven para situar en el mundo terrenal a los pequeños personajes que antes solos -próximos al ideal romámtico del monje

Mi país

Desde hace unos tres años ha encontrado en la parafina –y en ocasiones en la cera virgen- un material adecuado para describirnos “su paisaje”, un paisaje que proviene más del alma que del cuerpo, más de lo recóndito que de

Mi país

Desde hace unos tres años ha encontrado en la parafina –y en ocasiones en la cera virgen- un material adecuado para describirnos “su paisaje”, un paisaje que proviene más del alma que del cuerpo, más de lo recóndito que de